domingo, 4 de septiembre de 2011

Como saber si estoy deshidratad@




PIEL NORMAL 

 Se da en mujeres jóvenes, normalmente de menos de 30 años. Es el tipo de cutis más infrecuente.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
La piel es elástica, lisa, de aspecto limpio y fresco, fina y con brillo natural

AL TACTO
Es firme, elástica, suave gracias a una secreción sebácea equilibrada y a un perfecto grado de hidratación.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Los poros no son ni demasiado abiertos ni demasiado cerrados. No se advierten surcos, siendo la piel ligeramente translucida.


PIEL SECA DESHIDRATADA
Generalmente se debe a una disminución de la secreción de  sudor  debida a agentes externos tales como el viento seco, exceso de calor, frío, la edad, carácter, género de vida, alimentación y en algunos casos enfermedad.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Se observan surcos y arrugas, más o menos marcados según el grado de deshidratación alcanzado. Se localizan preferentemente en la frente, alrededor de los ojos y comisuras de los labios.

AL TACTO
Áspera, flácida, reseca.

A TRAVÉS DE LA LUPA
La piel está cubierta de finas escamas desprendidas, presentando el aspecto de una red de canal de entrecruzados. Pueden existir fisuras y resquebrajamientos.


PIEL SECA ATÍPIC
A
 

La piel seca y atípica debe su sequedad a una secreción sebácea insuficiente, es decir, falta de grasa, y también a agentes externos como son: uso de sustancias alcalinas, jabones por ejemplo, o aguas muy calcáreas. Una persona puede tener un grado acuoso normal y escasa secreción sebácea. Esto es importante tenerlo claro porque una piel seca, puede serlo por falta de agua o de grasa, y los tratamientos y productos a utilizar varían en un caso y otro. Generalmente, la falta de grasa conduce a una posterior deshidratación de la piel.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
La piel ofrece la impresión de estar tirante, con surcos en la frente, ojos y comisuras de los labios. Pérdida de color.

AL TÁCTO
Es áspera y seca.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Se observan pequeñas fisuras y escamas desprendidas en la superficie. Color muy pálido o amarillento.


PIEL GRASA
La secreción sebácea es más abundante de lo normal, pudiendo oscilar entre un cutis discretamente graso hasta un exceso que se traduzca en gotitas oleosas en la nariz. Es una piel que acumula exageradamente la suciedad del ambiente hasta adquirir en algunos casos un tono grisáceo. Asimismo se obturan los poros pilosebáceos y aparecen las espinillas, con tendencia a infectarse. A veces el sebo modifica su composición cualitativa, disminuye la sudoración y la grasa se vuelve seca y áspera.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Cutis brillante, en algunos casos opaco y amarillento. Poros dilatados, espinillas, algunas infectadas, sobretodo en la zona central de la cara.

AL TÁCTO
Piel gruesa, untuosa o bien áspera.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Superficie granulosa, poros abiertos de aspecto basto y oleoso. Algunas veces, color rosáceo y otras amarillo.


PIEL MIXTA
Es muy frecuente la presencia de una parte grasa, generalmente en mentún, nariz y entrecejo; y una zona seca en frente y mejillas, respondiendo cada una a las características reseñadas al hablar de cutis seco,deshidratado) y cutis graso.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Observamos pérdida de color, piel tirante, surcos y arrugas en frente, alrededor de los ojos y comisuras de los labios; así como cutis brillante, con poros dilatados, espinillas  en la zona central de la cara.

AL TÁCTO
´´Aspera, flácida y reseca en la zona seca; gruesa y untuosa o bien áspera en la zona grasa.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Piel cubierta de finas escamas, con fisuras y resquebrajamientos en la parte seca; superficie granulosa, poros abiertos, aspecto basto y oleoso en la zona grasa.


PIEL HIDRATADA
Generalmente se habla de piel deshidratada, olvidando que existen casos por exceso de imbibición acuosa. Este exceso puede ser debido a causas internas: embarazo, periodo menstrual, trastornos metabólicos o psíquicos, o puramente externos como por ejemplo el clima marino frío.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Color pálido, marmíreo y en algunas ocasiones rosa violáceo, predominantemente en nariz, orejas, mejillas y labio superior. Aspecto hinchado.

AL TÁCTO
Piel fría y húmeda.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Aspecto tenso, piel lisa y empastada.


PIEL ASFIXIADA
En algunos cutis secos, por falta de circulación sanguínea activa, o en cutis grasos, a veces por productos astringentes, llega a cerrarse completamente el orificio de salida del canal pilosebáceo con lo que la secreción sebácea queda enquistada y aparecen algunos granitos blancos omilium sobretodo en la zona de las mejillas.

Debemos distinguir bien la aparición de sólo algunos quistes en un cutis normal, debidos a esa asfixia que acabamos de ver y que generalmente sólo se produce en algunas zonas del rostro mejillas, párpados y frente- a la proliferación de los mismos, en cuyo caso remitiremos la solución al dermatólogo.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
La zona asfixiada aparece seca, lisa, fina y pálida, hallándose diseminados sobre la misma unos granitos y omilium.

AL TÁCTO
La zona afectada resulta granulosa.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Los poros están cerrados y en los quistes no se aprecia ningún orificio o poro del que puedan salir por expresión.


PIEL DESVITALIZADA
La falta de cuidados, la edad, un adelgazamiento rápido o una enfermedad pueden castigar la piel, perdiendo brillo y color, elasticidad y firmeza. Las arrugas aparecen o se acentían y el aspecto general que ofrece la piel es marchito y ajado.
Es preferible el uso del túrmino desvitalizado que el de envejecido, porque este último lo asociamos instantáneamente con la edad y no existe una edad concreta en la cual envejezcamos. Así, encontramos personas jóvenes que ya presentan signos de la vejez y personas mayores que conservan las características de la juventud hasta una edad avanzada.
Sea cual fuere la causa, a partir de un momento dado que disminuyen las secreciones sudoral y sebácea, la piel se vuelve flácida, aparecen arrugas y el tono es pálido, ceroso y mate.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Piel seca, amarillenta, opaca y de aspecto ajado. Los trazos de la expresión, es decir, cejas, boca, comisuras de los labios, cáen.

AL TÁCTO
Flacidez, sequedad.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Se acentúan las arrugas, sobre todo en las comisuras de la boca, ojos y frente.



PIEL SENSIBLE 

 
Tiene un umbral de tolerancia inferior al de una piel normal, es decir, reacciona frente a estímulos a los que una piel normal no reacciona, sufre sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento o prúrito, y es frágil, clara y sujeta a rojeces difusas y/o patologías (acné, dermatitis atópica...).
La piel sensible debe su alta reactividad a la protección cutúnea insuficiente, a la
hiperreactividad alérgica y a problemas circulatorios.
Éstos cambios originan la pérdida de la función barrera, que perjudica la resistencia a la penetración de microorganismos o sustancias externas, y una pérdida de la elasticidad, que origina pequeñas fisuras y descamación, facilitando la penetración de sustancias agresivas e irritantes, aumentando la posibilidad de desencadenar reacciones alérgicas.

RECONOCIMIENTO

A SIMPLE VISTA
Piel frágil, delicada, fina y transparente, color rosado con tendencia a la couperosis. No tolera el jabón y es poco resistente a los cambios climatológicos.

AL TÁCTO
Reactiva al pellizcamiento.

A TRAVÉS DE LA LUPA
Rojeces, pequeñas fisuras y descamación.


Hasta aqui lo que yo sé y he podido averiguar.
Chaoooo

1 comentario:

  1. una información muy interesante.
    te digo que estoy de sorteo en mi blog pásate por el si quieres participar.
    Besos ^__^

    ResponderEliminar